Las confesiones de Cohen

El presidente Donald Trump ha tenido una semana muy dura. Su ex abogado Michael Cohen lo llamó «un racista», «un estafador» y «un tramposo» en un testimonio explosivo ante el Congreso. Además, Trump se fue con las manos vacías de una cumbre extraña con Kim Jong Un. Y ha acabado la semanana en la cumbre conservadora, la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC). 

El pasado miércoles, en el Congreso, Michael Cohen, quien fuera mano derecha de Trump durante una década ofreció siete horas televisadas bajo juramento en las que salieron los trapos sucios del presidente de los Estados Unidos.

«Es un racista, es un estafador, es un tramposo».

“Me pidió que pagase a una actriz de cine adulto con quien había tenido un affair [una infidelidad] y que mintiese a su esposa al respecto”.

“Les entrego una copia de un cheque de 35.000 dólares que el presidente firmó con la intención de encubrir [las infidelidades]”. Cohen presentó la copia de un cheque con la supuesta firma de Trump utilizado presuntamente para silenciar a la actriz Stormy Daniels.

“Nunca esperaba ganar las elecciones. La campaña, para él, era una oportunidad de marketing”.

“Trump conocía y dirigió las negociaciones sobre la torre en Moscú durante la campaña y mintió al respecto”.

“Se declara brillante, pero me pide que amenace a quien publique su expediente académico”.

Cohen también acusó a Trump de saber que su asesor Roger Stone estaba negociando con Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, la divulgación masiva de mails del Partido Demócratasustraídos ilegalmente por hackers de la inteligencia rusa. Según su testimonio, Stone aseguró que Assange le había adelantado cómo habría un «volcado masivo» de correos electrónicos que pondrían en apuros a la campaña de Hillary Clinton, contra la que Trump compitió en las elecciones presidenciales de 2016.

Y la respuesta de Donald Trump ante la declaración de Cohen:

«Michael Cohen fue uno de los muchos abogados que me representaron (desafortunadamente). Él también tenía otros clientes. La Corte Suprema estatal lo inhabilitó por mentir y cometer fraude. Hizo cosas malas no relacionadas con Trump. Miente para reducir su tiempo en prisión», aseguró Trump enTwitter.

Un mítin más de campaña

Nada más aparecer en el escenario de la Conferencia de Acción Política Conservadora, que se celebró en National Harbor (Maryland), en las afueras de Washington, Trump dio un abrazo a la bandera de Estados Unidos, lo que sirvió de preludio a una alocución que, como viene siendo habitual en sus discursos, fue casi un mitin de campaña.

En la conferencia CPAC Trump regresó a su lista de grandes éxitos: la «caza de brujas» de Rusia, el peor acuerdo comercial de la historia, inmigrantes criminales, a la «Crooked Hillary», cargó contra el New Green Deal y los demócratas socialistas e incluso el tamaño de la multitud en su inauguración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *