La apuesta Bloomberg mide su suerte en Las Vegas

El último debate de las primarias demócratas en Las Vegas ha tenido un nuevo y valuoso contrincante, Mike Bloomberg. Y ha valido la pena. Y ha sido muy duro. Y, como no podía ser de otra forma, Bloomberg ha sido el principal foco de atención y de los ataques de sus contricantes: Joe Biden, Elizabeth Warren, Amy Klobuchar, Bernie Sanders y Pete Buttigieg.

[+] ¿Quién es quién? Los perfiles de los candidatos demócratas

Cifras explosivas

El debate que se ha visto en NBC y MSNBC atrajo a casi 20 millones de espectadores, superando la gala de los Grammy (18,7 millones) y los Globo de Oro (18,3 millones). Y es, de momento, el debate de primarias demócratas más visto, superando al que se produjo en junio del año pasado (18,1 millones).

El exalcalde de Nueva York aparece como segundo en las preferencias a nivel nacional con un 19%, un resultado sorprendente para alguien que ni siquiera está compitiendo en las papeletas en los primeros cuatro estados de las primarias. Sus más de 400 millones de dólares en publicidad a escala estadounidense (Super Bowl, incluida) están dando los frutos necesarios. Recientes estudios como el que publica Washington Post subraya que el Bloomberg está sirviendo en Google AdWords más de 30.000 anuncios online al minuto.

Political cartoon

Esta posición aventajada de Bloomberg ha dado como resultado que el debate en Las Vegas haya sido el más enérgico, rudo y feroz hasta el momento, según apuntan los medios estadounidenses. “Fue estridente y ocasionalmente grosero, también sustantivo y relevante para la elección que los demócratas están en medio de hacer. Como mínimo, estaba libre de artificio“, dice John Harris en Politico. 

Bloomberg no entra directamente a las votaciones demócratas hasta el Super Martes del 3 de marzo pero sus contrincantes, principalmente Warren, Buttigieg o Biden, se han focalizado en destronar el ‘centrismo’ de ‘Mini Mike’ (así lo llama el siempre chistoso Donald Trump).

Los ataques a Bloomberg

Mike Bloomberg ha recibido críticas de absolutamente todos los candidatos y quedaron a la luz sus enormes puntos débiles: sus declaraciones machistas y sus políticas excluyentes.

Elizabeth Warren: “Es muy peligroso sustituir un multimillonario por otro”. Ella misma añade: “Los demócratas no vamos a ganar si tenemos un candidato con un historial de esconder sus declaraciones de impuestos, de acosar a mujeres y de apoyar políticas racistas”.

“Nuestro rival es un multimillornario que llama a las mujeres ‘gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’. Y no, no hablo de Donald Trump. Hablo de Michael Bloomberg»

Bernie Sanders le criticó su pasado reciente republicano, su apoyo al presidente George W. Bush y estar ahora usando su fortuna para intentar «comprar» la candidatura demócrata.

“Señor Bloomberg, a lo mejor no fue usted el que hizo todo ese dinero. A lo mejor sus trabajadores jugaron un papel. Es importante que los trabajadores también compartan los beneficios».

Amy Klobuchar: “Creo que necesitamos algo diferente a Trump. No creo que mires a Trump y digas: ‘necesitamos a alguien aun más rico en la Casa Blanca'».

Joe Biden, le reprochó sus políticas policiales racistas (el stop and frisk del cual se ha disculpado recientemente) como alcalde de Nueva York y también haberse opuesto a Obamacare, la ley de salud de Barack Obama (2009-2017) que brindó cobertura a millones de estadounidenses.

Bloomberg, protagonista pero no ganador

¿Quién ha ganado el debate? Según el New York Times, Warren -la que tuvo una posición más agresiva contra Bloomberg-, seguida de Sanders i Buttigieg.

Political cartoon

Visto lo visto, Bloomberg no ha sido el ganador, sí el protagonista y a través de su immensa maquinaria electoral está intentando revertir la sensación con algunas estrategias de comunicación política que nos remiten a otro multimillonario rubiales…

Sanders sigue siendo el candidato a batir

Eso sí, atentos a Sanders. Es el candidato a batir en estos momentos. Ninguno de sus rivales se comprometió a respetar al precandidato más votado en las primarias en caso de que no llegue con la necesaria mayoría absoluta de delegados a la Convención Nacional Demócrata, donde se elegirá al rival de Trump.

Las próximas citas electorales en Nevada y Carolina del Sur, como ya avanzábamos, marcarán el camino de estas primarias cada vez más aguerridas con Bloomberg como nuevo interés mediático.