TrumpLand Media
ELECCIONES USA 2020 (actualizado a 08/04/2020)

La carrera de republicanos y demócratas a la Casa Blanca

El largo y apasionante proceso de escoger un candidato para las elecciones presidenciales

Infografia: Ferran Morales
Datos y textos: Carles Vila y Miquel Pellicer
Maquetación web: Moisés De Abreu y Roger Guillamet



Solo puede quedar uno


Cuando, hace cuatro años, nos planteamos estudiar cómo estaba influyendo en la comunicación y el periodismo el ‘Fenómeno Trump’ mediante varios artículos e infografías sobre las elecciones de 2016 y sus repercusiones posteriores a la elección, éramos conscientes que el tablero del juego electoral nunca más sería el mismo. La irrupción de las ‘Fake News’, Cambridge Analytica, Facebook, los rusos, el impeachment, el cambio climático y Twitter (siempre Twitter) han marcado la política mundial por unos cuantos votos más en el colegio electoral (Trump 304/Clinton 227) surgidos del cinturón industrial de Wisconsin, Illinois, Indiana, Michigan, Ohio y Pennsylvania.

Siempre hemos sostenido que el inquilino de la Casa Blanca toma decisiones que nos afectan y que todo el mundo debería participar de las elecciones americanas (algunos estudios apuntan que ganarían los demócratas todos los comicios). Porque nos afecta en nuestro día a día y porque nos apasiona el análisis de datos y el periodismo, hemos trabajado durante meses para realizar este estudio que explique el proceso de la elección de un candidato a ocupar el despacho oval.

Republicanos vs Demócratas / Rojos vs Azules / Elefantes vs Burros


Casi desde el nacimiento de los Estados Unidos, la ciudadanía ha tenido que escoger entre republicanos o demócratas. Solamente los dos grandes partidos son capaces de aguantar económicamente una campaña de dos años con actos, publicidad y debates electorales en televisión que les dé opciones de vencer en noviembre. Magnates que, yendo por libre, han intentado entrometerse entre los dos partidos ha habido siempre, aunque sin ningún resultado satisfactorio. Es por eso que en cada contienda electoral republicanos y demócratas incorporan a ‘Outsiders’ sin experiencia política para conectar mejor con los votantes descontentos con el ‘establishment’ de Washington.

Esa dicotomía se ha trasladado a los símbolos y a los colores para definir a cada partido: el rojo, asociado siempre al pensamiento de izquierdas, es el color de los republicanos, más proclives a las políticas consideradas de derechas mientras que el azul es el color demócrata cuando en el resto del mundo occidental está asociado a la derecha.

¿Y el burro y el elefante? Como en muchos aspectos de la vida, el humor y la caricaturización de los personajes públicos han servido a la ciudadanía para tomarse mejor los trascendentales avatares de la vida diaria. El elefante, que representa a los republicanos, y el burro, para los demócratas, se hicieron populares gracias a los dibujos que Thomas Nast (ferviente votante republicano) publicó en la revista Harper’s Weekly a finales del siglo XIX. Nast fue uno de los dibujantes más críticos y severos que tuvieron los políticos. Las caricaturas, densas y sesudas, no eran simplemente dibujos sino argumentos para ser debatidos. Ridiculizó el voto republicano como una bestia enorme y asustadiza por lo que se difundía en los medios para que Ulyses Grant (republicano) no se presentase a las terceras elecciones (entonces permitido) mientras que el burro apareció en las elecciones de 1828 cuando Andrew Jackson se postuló para presidente y sus detractores le tildaban de imbécil. Jackson decidió darle la vuelta y se presentó como el burro firme, decidido y voluntarioso. Nast lo recuperó 30 años después para el partido demócrata cuando los demócratas del Senado se pusieron muy tozudos con la aprobación de varias leyes.


Elecciones 2020

El partido Demócrata, en estas elecciones ha llegado a tener en liza hasta 29 candidatos con cargos de gobernadores, senadores, congresistas, alcaldes, o ex cargos que han dejado sus obligaciones para presentarse y calibrar si tenían alguna opción. Y tres ‘Outsiders’: Yang, Steyer y Bloomberg.

Aunque la mayoría de los candidatos demócratas no superan los 50 años, los que realmente tienen opciones de conseguir la nominación, cuatro de ellos, superan los 70 años: Elizabeth Warren, Bernie Sanders, Joe Biden y Michael Bloomberg. Dos son senadores (Warren y Sanders) y uno es ex vicepresidente de Estados Unidos (Biden).

Donald Trump se presenta a la reelección a presidente por el partido republicano pero antes deberá pasar por las primarias de su partido al haberse presentado cuatro candidatos más. Joe Walsh, Bill Weld, Mark Sanford y el outsider Rocky de la Fuente son sus rivales.

Elecciones 2016

En 2016 concurrieron a las primarias demócratas seis candidatos: Hillary Clinton, Bernie Sanders, Lincoln Chafee, Martin O’Malley, Jim Webb y Lawrence Lessig. Solamente Bernie Sanders y Hillary Clinton llegaron a la convención demócrata muy igualados y al ver que los compromisarios apoyarían a Hillary, Sanders retiró su candidatura durante la convención demócrata.

Por su parte, en el partido republicano hubo hasta 17 candidatos que presentaron su candidatura a las primarias republicanas de 2016. Cinco abandonaron antes de los caucus de Iowa, siete lo hicieron entre el caucus de Iowa y el primer Supermartes, dos lo dejaron entre el primer y el segundo Supermartes y dos lo hicieron después de las primarias de Indiana. Solamente Trump llegó a la convención republicana solo y fue confirmado candidato a la presidencia el 19 de junio de 2016.

Carrera presidencial de los candidatos

Lo habitual, si un candidato quiere presentarse es empezar un año antes de los caucus de febrero o el supermartes de marzo del año de las elecciones. Algunos empiezan mucho antes como John Delaney que un año después de que Donald Trump fuese investido presidente, él presentó su candidatura al partido demócrata. Lo que determina si un candidato sigue en la carrera por las primarias es el apoyo (‘endorsements’) de cargos del partido, el potencial económico que consigue de donaciones (en Estados Unidos, las donaciones a candidatos o partidos quedan registradas y están bien vistas) y su popularidad en las encuestas. Es imprescindible para participar en los debates del partido en televisión cumplir el requisito de aparecer en cuatro encuestas a nivel nacional. El partido demócrata realizará 12 debates entre candidatos entre los meses de junio de 2019 (20 candidatos) hasta mediados de marzo de 2020.

¿Quién es quién? Elecciones 2020


Mediante el famoso juego de adivinar un personaje, hemos realizado un ‘infogame’ de los candidatos del partido demócrata y del partido republicano para conocer la trayectoria política y el rol de cada aspirante a ser presidenciable en las elecciones de noviembre.

No es necesario conocer a fondo los entresijos del sistema político estadounidense ni saber los resultados en cada estado de las elecciones de 2016. Solo hay que seguir la intuición de cada uno y desplegar el interés personal de aprender algo más.