El discurso del estado de la Unión: gestos y simbolismos

Donald Trump se ha dirigido a la nación estadounidense en un discurso que ha tenido muchos detalles a considerar más allá de las palabras.

La política estadounidense, tan proclive a los gestos y los simbolismos, ha vivido una noche de las que serán recordadas durante muchos años. El presidente Donald Trump se ha dirigido a la nación en el discurso del estado de la Unión y no ha desaprovechado para mostrar su tensión con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

A su llegada a la tribuna, Trump ha dejado con la mano extendida a Pelosi, que a finales de diciembre aprobó someterle a un juicio político en el Senado y cuyo veredicto final se conocerá esta semana. Este gestó descortés se lo ha cobrado la presidenta al concluir la intervención de Trump rompiendo la copia que tenía del discurso de Trump.

El actual presidente de la Casa Blanca se ha dirigido a los ciudadanos presentando un balance de su gestión en el que puso especial acento a la buena marcha de la economía, mensaje que coincide con el inicio del proceso de primarias en Iowa -a estas horas, por cierto, no se conoce el vencedor en el bando demócrata- y que ha utilizado para sentar las bases de su campaña para la reelección.

Tras la comparecencia de Trump, Pelosi ha emitido un comunicado en el que manifiesta que «agradecemos cualquier oportunidad de extender la mano de la amistad para encontrar un terreno común en nombre del pueblo estadounidense». Pelosi ataca a Trump por no afrontar los retos en materia de cobertura sanitaria: » El discurso del presidente Trump esta noche no consoló a los 130 millones de estadounidenses con afecciones preexistentes ni a las familias que luchan por pagar los medicamentos recetados que necesitan».

El discurso de Trump

En resumidas cuentas y de forma sintética, algunas de las frases de Trump:

«Nuestra economía está mejor que nunca, nuestro ejército tiene un poderío sin igual y nuestras fronteras están aseguradas».

«El sueño americano está de vuelta, más grande, más fuerte y mejor que nunca, y nadie se está beneficiando más que nuestra clase media».

«Lo que está pasando en California y otros estados está fuera de control. Si os parece justo forzar a nuestros contribuyentes a financiar la atención sanitaria gratuita e ilimitada a los inmigrantes ilegales, entonces seguid apoyando a la izquierda radical. Pero si creéis que debemos proteger a nuestros pacientes y a nuestro ancianos, entonces apoyada nuestra propuesta de ley para prohibirlo».

«Soleimani ue el carnicero más despiadado del régimen iraní, un monstruo que asesinó o hirió a miles de militares estadounidenses en Irak».

«Irán debe abandonar su búsqueda de armas nucleares, dejar de expandir el terror, la muerte y la destrucción, y comenzar a trabajar por el bien de su propio pueblo».

«Maduro es un dirigente ilegítimo, un tirano que trata con brutalidad a su pueblo. Pero su mandato de tiranía quedará aplastado y roto».

«Lleve este mensaje a su pueblo [dirigiéndose a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, presente en la sesión], Estados Unidos os seguirá acompañando en vuestra lucha por la libertad».

Resultado de imagen de guaido trump"

Más allá de los gestos con Pelosi, Trump reforzando el simbolismo con Guaidó y contra el «dictador» Nicolás Maduro. Donald Trump , por otra parte, no ha hecho ni una sola mención al juicio político al que está siendo sometido, el tercer «impeachment» a un presidente de los Estados Unidos.

La respuesta de la Casa Blanca al gesto de Pelosi

A través de las redes sociales, la Casa Blanca, por otro lado, respondió a Pelosi después que rompiera la copia del discurso de Trump: «La speaker Pelosi acaba de romper unos de nuestros últimos aviadores sobrevivientes de Tuskegee. La supervivencia de un niño nacido a las 21 semanas. Las familias en luto de Rocky Jones y Kayla Muelle. La reunión de un miembro del servicio con su familia. Ese es su legado».

Pocos aplausos en el lado demócrata, las congresistas Ilhan Omar y Rashida Tlaib no se han puesto de pie ni aplaudieron en ningún momento con los golpes efectos de Trump con niños, veteranos ni con Guaidó. Alexandria Ocasio-Cortez, se ausentó del debate porque no quería contribuir a normalizar “la conducta ilegal de Trump”.

En el lado republicano, vítores y gritos de “¡Cuatro años más! ¡Cuatro años más!”. A las puertas de un proceso electoral que se adivina cruento y polarizado como nunca.