Carolina del Sur y Nevada: hay vida después del caos de Iowa

Bernie Sanders y Pete Buttigieg encabezan las primarias demócratas pero Warren o Biden no están descartados

En 1992 Bill Clinton no ganó ni en Iowa ni en New Hampshire y después acabó siendo candidato demócrata y presidente de Estados Unidos. Los primeros caucus no determinan el ganador pero son un buen indicio para conocer cómo se decantan las balanzas en cada partido. En el desastroso caucus de Iowa acabó con Bernie Sanders y Pete Buttigieg, ¿Joe Biden puede hacer un Clinton? Un Bill, no una Hillary. Aclaremos.

Un desastre en Iowa

Los dos candidatos demócratas que vencieron en los caucus de Iowa, el senador Sanders y el ex alcalde de South Bend Pete Buttigieg, solicitaron la revisión de los resultados, después de que este lunes se conociera el recuento final, cuando ha pasado casi una semana desde las votaciones de estas asambleas que definen la carrera demócrata a la Casa Blanca. Lo cierto es que Iowa ha sido un desastre global para los demócratas y ha dado argumentos a Donald Trump: ¿Quieren gobernar el país y no son capaces de organizar un caucus? Las risas de Trump aún se oyen.

Malos tiempos para Joe

El ex vicepresidente Joe Biden fue un desastre en Iowa y ha acabado quinto en New Hampshire por detrás de Sanders, Buttigieg, Amy Klobuchar y Elizabeth Warren. Aún es pronto para decir adiós a Biden y se podría recuperar en South Carolina y Nevada. Hay vida aún. Será determinante su capacidad de resistencia ya que ha sido líder en las encuestas desde hace muchos meses.

El tapado Bloomberg

Mike Bloomberg representa una clara alternativa a Biden y al ‘extremismo’ de Sanders. Es claramente la opción centrista. La irrupción del ex alcalde de Nueva York perjudica a Pete Buttigieg, Biden y a Amy Klobuchar, que son los demócratas más moderados.

El menor desgaste puede favorecer a Bloomberg pero también tienes sus ‘muertos en el armario’. La práctica policial llamada “Stop and Frisk” («Parar y Registrar») sigue acechando a Mike Bloomberg, después que se divulgara un audio del 2015 en el que se escucha al aspirante a la presidencia decir que desplazaban más policías en vecindarios de minorías porque era justamente ahí donde ocurría el crimen.

Bloomberg, por su parte, en un comunicado se defendió y pidió perdón una vez más por esta política: «El tweet borrado del Presidente Trump es el último ejemplo de sus interminables esfuerzos por dividir a los americanos. Heredé la práctica policial de detener y registrar, y como parte de nuestro esfuerzo por detener la violencia con armas de fuego, se usó demasiado. Cuando dejé el cargo, lo reduje en un 95%, pero debería haberlo hecho más rápido y antes. Lo lamento y me he disculpado – y he asumido la responsabilidad de tomar demasiado tiempo para entender el impacto que tuvo en las comunidades negras y latinas»

Lo que viene: Carolina del Sur y Nevada

Indicios. En Carolina del Sur, cuatro candidatos presidenciales están publicando anuncios con elogios del ex presidente Barack Obama. En Nevada, el senador Bernie Sanders, Tom Steyer y Pete Buttigieg están presentando sus candidaturas en español.

Por otra parte, La mayoría de los votantes demócratas de Carolina del Sur son afroamericanos y las campañas han adaptado sus argumentos para ganarse su confianza. Y ahí Obama, más próximo a Biden y Warren está jugando un papel fundamental.

Y Biden, vicepresidente de Obama, tiene un enorme apoyo en Carolina del Sur. El ex presidente se ha encargado de subrayar el papel vicepresidencial y de leal compañero de su ‘escudero’ en la Casa Blanca: «El sincero y sincero consejo de Joe me convirtió en un mejor presidente y un mejor comandante en jefe», dice Obama. «La mejor parte es que no está cerca de terminar».

El centrismo contra Sanders

Los demócratas centristas quieren detener a Sanders. No están seguros de quién puede.

Los principales candidatos están claramente preocupados por las divisiones del partido, y lo señalaron en sus discursos en New Hampshire en la noche de la primarias: Sanders, culpado por gran parte del partido por su enfoque radical en las primarias de 2016, destacó en su discurso de victoria que la tarea más importante fue derrotar a Trump, mientras que Buttigieg instó a sus seguidores a «votar azul, sin importar quién» en noviembre.

Por el momento, nadie está cerca de ser el último candidato en pie en el lado demócrataa. Pero a menos que otro demócrata consolide rápidamente su apoyo, Sanders podría continuar ganando primarias y asambleas sin ampliar su atractivo político, simplemente por la fuerza de su sólida base de izquierda, una perspectiva que alarma a los líderes del Partido Demócrata que ven a Sanders. y su lema del socialismo democrático como apuestas tremendamente arriesgadas en una elección general.