Hechos significativos: las Navidades del presidente y Ruth Bader Ginsburg

1.- Partial Shutdown: Semana1. El tercer apagón del Gobierno Federal al que se enfrenta el Presidente Trump entra en su segunda semana de parón y estamos a penas una semana de que el 116º Congreso se ponga en marcha y con una decidida mayoría demócrata en la Cámara de Representantes (235 – 199. Aún queda por decidir el 9º de NC), lo cual no pinta muy bien para un desenlace teniendo en cuenta que el problema es la política de inmigración.

Trump demanda 5.700 millones de dólares para la construcción del muro en la frontera con Méjico y se niega a firmar ninguna ley de apropiación que no incluya ese dinero a pesar de que, en esta ocasión, un acuerdo de ambos partidos ya se había cerrado en el Capitolio y mantenía la administración federal activa hasta febrero.

Muchos han echado la mirada atrás y se han preguntado quién afirmaba Trump en campaña que pagaría por el muro.

2.- Diversidad (¿?) ante Trump. Tal y como vimos la semana pasada las primeras encuestas en Iowa nos daban cinto candidatos preferidos por los votantes demócratas de este estado: Biden (32%), Sanders (19%), O’Rourke (11%), Warren (8%) y Harris (5%). Esta lista, en este orden, implica un problema para los demócratas y es que, las tres primeras posiciones las copan hombres blancos, lo que amenaza la imagen del partido de la diversidad.

Cierto es que Warren y Harris son mujeres y que, de hecho, la segunda, es hija de jamaicano e india, pero ambas están muy lejos en las encuestas de los dos primeros y O’Rourke es hoy, en muchos estados, la figura en la que están depositadas todas las esperanzas de muchos votantes demócratas como alternativa real.

También cierto que hoy el cuadro está por dibujarse y que no es la primera ni la última ocasión en que los rumores ocupen este tipo de listados a falta de anuncios de candidaturas, pero sí se percibe en el país un gran vacío de opciones reales, no ya como desafío desde el lado republicano, sino como batalla en el lado demócrata.

3.- Las Navidades del Presidente. Una de las consecuencias del apagón federal es que Donald Trump no ha salido de la Casa Blanca en Nochebuena ni en Navidad. No pudiendo desplazarse a su residencia en Mar-a-Lago (Florida), desde Washington publicó hasta 12 tweets en los que arremetía contra demócratas (“pobre de mí” afirmaba en uno), senadores, Mattis, Brett McGurk (enviado especial del Presidente ante la Coalición Anti ISIS y que ha dimitido tras la renuncia de Mattis) o la Reserva Federal.

Ese mismo día se celebraba una tradición en la Casa Blanca en la que el Presidente y la Primera Dama reciben llamadas de niños para preguntar por la ruta de Santa Claus (proporcionada por el mismísimo NORAD). Una de las llamadas atendidas por Trump era de una niña de 7 años a la que le preguntó que si aún creía en Santa Claus, porque “los 7 años ya es una edad límite”. La niña contestó que sí y, digo yo, debió pensar que, si el NORAD conocía de la ruta, a lo mejor es que la CIA sabía algo más.

4.- Ruth Bader Ginsburg.

Soy muy fan de todo aquello que implique al Tribunal Supremo. De hecho, soy muy observador de la judicatura, no sólo estadounidense. Siento un profundo respeto por ella, por los jueces e intento entender el porqué de las sentencias, aunque no me gusten.

Soy capaz (no es mucho, no crean) de nombrar los jueces de SCOTUS desde, si me concentro, Earl Warren. Que Rehnquist fue primero Associate Justice y luego Chief Justice (como lo fueron Rutledge, White, Hughes o Stone) y hasta tengo mis jueces favoritos; Brandeis y Scalia.

Y debilidad siento por la que fue mejor amiga y principal opuesta en ideología del juez italo-americano, RGB. Hoy la neoyorquina es noticia por tres motivos; una película sobre sus primero años de práctica legal (“On The Basis of Sex”), haberse fracturado las costillas tras una caída a principios de noviembre y haber sido dada de alta el pasado miércoles tras haber pasado por el quirófano para extirparle nódulos malignos localizados en el pulmón.

5.- … y qué implica su salud

El país entero mira hoy a esta mujer de 85 años, nominada por Clinton en 1993 y cuya apariencia frágil no representa el carácter y la fortaleza que alberga.

Resulta que el puesto de juez es vitalicio: sólo se deja el asiento si el titular muere o decide retirarse. Ante cada baja del SCOTUS, el Presidente en el cargo nomina a un candidato y, tras audiencias en el Senado, se vota su confirmación para la que se necesita una mayoría simple. Esta barrera se cambió no hace mucho, en 2013, cuando Harry Reid y la mayoría demócrata que lideraba en el Senado, cambiaron la cota entonces vigente de 60 votos a la fórmula actual.

En dos años de mandato, Trump ha nominado a dos jueces que han sido confirmados, Gorsuch (por Scalia) y Kavanaugh (por Kennedy), lo que hace que haya una teórica ventaja (luego hay que ir mirando las sentencias, las opiniones y cada una de las votaciones) de 5 a 4 para jueces teóricamente conservadores.

Si RGB se retira o fallece, Trump, en apenas 3 años, y con un Senado favorable, habrá nominado a más jueces que Obama, Clinton y Bush-43 en 8 y estaría a uno de Reagan, quién también gobernó dos mandatos. Esto, además, implicaría agrandar la diferencia ideológica de la que hablábamos antes y que trascendería la actual presidencia y también la siguiente.

Esta situación no es nueva: Harding, posiblemente el peor Presidente que haya tenido EE.UU., nominó a cuatro jueces en dos años de mandato y Roosevelt le dio la vuelta al Tribunal nominando nueve, aunque con grandes concesiones por no disponer siempre de las mayorías necesarias.

Pero la potencial salida de Ginsburg alarma a muchos, no porque los jueces quieran revisar sentencias como Roe v. Wade, sino porque puede abrir la puerta a grupos conservadores a iniciar procesos que lleguen al SCOTUS y que sus sentencias, entonces, supongan cambios profundos al status actual. A lo mejor se deberían, insisto, leer las sentencias y revisar las opiniones.

Anuncios

Un comentario en “Hechos significativos: las Navidades del presidente y Ruth Bader Ginsburg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s