Ocasio-Cortez, PolStars y tirar a portería vacía

Toda elección requiere de su icono. ¿Se acuerdan de Marco Rubio? ¿Cory Booker? ¿Joe Kennedy? ¿Barack Obama? ¿Donald Trump? Siempre hay alguien a quién los medios desvían sus focos por ser algo inusuales para el momento en que las elecciones tienen lugar, pero no siempre dicho candidato se enfrenta a un desafío enorme.

Las 2018 midterms han tenido varios de estos candidatos, pero principalmente una destacada y es Alexandria Ocasio-Cortez. Antes de llegar a la neoyorquina encontramos a Christine Hallquist, quien aspiraba a ser la primera gobernadora transgénero por el estado de Vermont y que ha perdido ante Phil Scott por una diferencia de 15 puntos. Podrán pensar de Vermont que es un estado no muy progresista, pero es el estado de Bernie Sanders y él ha ganado por 40 puntos de diferencia su asiento al Senado y es el estado de Peter Welch, el único congresista que el estado tiene, demócrata y que ha ganado por 43 puntos de diferencia.

Hay otros dos candidatos que han sido muy seguidos por su especial posicionamiento a la izquierda y porque podrían ser los primeros gobernadores afroamericanos de sus estados: Stacey Abrams (Georgia) y Andrew Gillum (Florida) tienen en estos momentos sus respectivas elecciones en recuento. Mientras la primera está -59k votos y -1,5 puntos porcentuales de Brian Kemp, Gillum está a -33,7k votos y -0,4 p.p. del hasta ahora congresista Ron DeSantis. Por supuesto sus resultados tienen miles de ojos encima.

Trump Twitter Caption 01

En situaciones más plácidas encontramos a Deborah Haaland (D) como primera nativa-americana en el Congreso al ganar el 1er distrito de New México con el 59% del voto (144,3k votos) y a Rashida Tlaib como primera musulmana al hacer lo propio en el 13er de Michigan y sin contrincante republicano enfrente (84,6% y 163,8k votos).

Vayamos con nuestra protagonista que ha tenido el pasado martes 6 de noviembre un contrincante testimonial. La gran estrella de estas elecciones, Alexandria Ocasio-Cortez. Con 28 años se convirtió, el pasado martes, en la congresista más joven al ganar el 14º distrito de NY.

Desde el mismo instante de su elección saltó la noticia de que no tenía dinero para costearse un apartamento en DC hasta que no empezara a trabajar en el Congreso, pero su tabla de salvación ha llegado de manos del chef José Andrés.

Jose Andrés Caption

Pero desde este teclado miro a algo sobre el mito (quién sabe si la leyenda) que no tiene que ver, ni con el hecho de que su carencia de residencia en la capital sea de dominio público, ni con que haya estado trabajando en una taquería en Nueva York hace sólo un año, ni el haber sido colaboradora de Bernie Sanders o haber trabajado para Ted Kennedy. Hablo de algo más tangible: el resultado.

Ocasio-Cortez tuvo su momento decisivo en las primarias al vencer a Joseph Crowley. Crowley es congresista desde 1999 y, hasta el final de su mandato en enero, es el número uno del caucus demócrata en la Cámara de Representantes. Para los que no estén muy encima del sistema americano, estamos hablando del grupo que aúna a todos los congresistas del partido azul. En el puesto de Crowley han estado políticos tan emblemáticos como Rahm Emanuel, Steny Hoyer o Xavier Becerra (y alguien podrá nombrar a Dan Rostenkowski, cierto). Es decir; Ocasio-Cortez dejó en la cuneta a un peso muy pesado de su propio partido.

Pero hagamos números: El 14º no es un distrito que pudiéramos decir competitivo. Es más; es lo que se llama “solid democrat”. Tiene, según el censo vigente, 558.072 habitantes con derecho a voto, hay 245.745 votantes registrados como demócratas y Ocasio-Cortez ha conseguido poco más de 100.000 votos. Cierto que esto supone un 78% del total recogido el pasado martes, pero cómo decirlo… es un poco tirar a portería vacía un día en que tampoco hay mucha expectación, ¿no?

Resultados midterm NY

Como vemos ni siquiera han sido los mejores resultados para un demócrata en un año no presidencial (barras azul claro del histograma). Ni siquiera para una mujer ya que Carolyn B. Maloney (actual congresista por el 12º de NY) obtuvo más votos en midterms en 2010 y 2006.

Esto nos lleva a la siguiente reflexión y que desarrollaremos en sucesivos textos: ¿cuál es el verdadero valor de estas estrellas? Las elecciones de 2018 sólo han puesto en el margen la gran pregunta: ¿Quién desafiará a Donald Trump en 2020? Es más ¿habrá alguien que le desafíe desde el lado republicano?

Ocasio-Cortez o Joe Kennedy son hoy grandes esperanzas, más mediáticas que reales. No sólo son aún demasiado jóvenes, sino que ninguno de los dos ha tenido una campaña dura.

Pero también se habla de potenciales más realistas como Elisabeth Warren que ya ha dado señales de sus intenciones con su reciente viaje a Ohio (pista: tempranos viajes a Iowa, New Hampshire, Ohio o Pennsylvania suelen acabar en, al menos, comités exploratorios).

El problema aquí, según lo veo, es que son candidatos demasiado progresistas y responden a un perfil muy potente en sus entornos de origen, pero no exportables al resto del país. Por lo tanto, o moderan su posicionamiento o no pasarán de la ronda de grandes nombres en primarias.

Enrique Cocero
Consultor electoral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s