La victoria de Bannon frente al New Yorker

The New Yorker, uno de los medios de referencia en Estados Unidos, organiza desde 1999 el ‘New Yorker Festival‘, un evento en el que se citan las voces políticas, culturales y sociales del país para avanzar las tendencias actuales.

En la edición de 2018 que se tiene que celebrar a principios de octubre, se podrán escuchar personalidades como Haruki Murakami, Zadie Smith, Jim Carrey, Emily Blunt, Jimmy Fallon. Además David Remnick, director de la publicación, entrevistaba al ex consejero de Trump en la Casa Blanca y ‘pope’ de la Alt-Right, Stephen Bannon.

Era todo un reto. “Tengo toda la intención de hacerle preguntas difíciles y entablar una conversación seria e incluso combativa”, dijo hace unos días Remnick.

El tema de la entrevista, “analizar la ideología del trumpismo”, según el medio estadounidense. Stephen Bannon es uno de los personajes clave para entender el trumpismo y el propio Trump. Líder de Breitbart News, uno de los medios de referencia de la ultraderecha estadounidense, fue jefe de campaña de Trump durante el último tramo de las elecciones y máximo asesor una vez Trump se instaló en la Casa Blanca.

La presencia de Bannon en la cita otoñal ha creado una reacción tan fulgurante entre lectores, suscriptores y participantes de las jornadas que finalmente New Yorker ha dado marcha atrás y ha cancelado el encuentro entre el ex asesor de Trump y Remnick que se tenía que celebrar el 5 de octubre.

Tras cancelar el encuentro, Frida Ghitis escribe en la CNN este artículo: ‘Steve Bannon’s New Yorker cancellation was a big victory for a megalomaniac‘. Destaco algunas palabras de Ghetis:

“Todo el ciclo, desde la controvertida invitación hasta la invitación cancelada ha representado una gran victoria para Bannon, un hombre a quien le gusta pensar que es un genior de magnitud histórica en el escenario global. Si Trump es la personificación del narcisismo para nuestros tiempos extraños, Bannon encarna perfectamente la megalomanía del siglo XXI”.

Para Ghitis, “fue un error la invitación a Bannon”. Sus puntos de vista “deben ser discutidos públicamente y refutados abiertamente” pero Bannon “no necesita un megáfono más potente o un lugar prominente en una reunión de gran prestigio”.

The Movement

Bannon no es simplemente un ‘ex’. Es una de las voces más potentes del trumpismo y de la ultraderecha. Recientemente ha realizado diferentes viajes por Europa para promocionar The Movement, una fundación para ayudar a difundir la propaganda de extrema derecha en toda Europa.

Desde su salida de la Casa Blanca en agosto del año pasado, el ex editor de Breitbart se ha reunido con una serie de líderes ultras como Marine Le Pen (Frente Nacional), Alice Weidel (Alternativa para Alemania), el primer ministro húngaro Viktor Orban y ex líder del UKIP, Nigel Farage.

Bannon ha afirmado que The Movement ofrecerá encuestas, investigación de grupos de expertos, asesoramiento sobre mensajería y datos dirigidos a grupos de ultraderecha que han visto un crecimiento en el apoyo en los últimos años en el continente europeo.

Stephen Bannon no participará finalmente en el New York Festival pero en cambio participará en el ‘Open Future Festival’ organizado por The Economist. El debate es: ¿Libertad de expresión o vetar los elementos ultraderechistas en tiempos de Trump? De momento, el ‘debate Bannon’ está en portada de los principales medios estadounidenses. Tal y como Stephen Bannon le interesa. La misma estrategia que ha llevado a Trump a copar horas y horas de televisión durante su campaña hasta alcanzar la presidencia.

Actualización: Posicionamiento de The Economist

Mientras la polémica de Bannon sigue en primera página de los medios de comunicación, The Economist ha realizado una declaración sobre la idea de mantener al polémico ex asesor de Trump en su festival. Zanny Minton Beddoes, editora en jefe de la publicación, ha realizado unas declaraciones:

“El futuro de las sociedades abiertas no estará asegurado por gente de ideas afines que se hablen en una cámara de resonancia, sino que someterán las ideas y los individuos de todas las partes a cuestionamientos y debates rigurosos. Esto expondrá la intolerancia y los prejuicios, tal como son, para reafirmar y renovar el liberalismo. Esa es la premisa en la que se fundó The Economist”.

Margaret Sullivan, una columnista de medios en The Washington Post, escribía este martes que es “completamente absurdo” ofrecer a Bannon una “lugar de alto perfil”. Su idea es que “no hay nada más que aprender de Bannon sobre su particular estilo de populismo, con su descarada superposición de supremacía blanca”.

Otros, como el autor y escritor del New Yorker Malcolm Gladwell, sostuvieron que la invitación a Bannon era apropiada. “Llámame anticuado”, ha dicho Gladwell en Twitter. “Pero hubiera pensado que el objetivo de un festival de ideas era exponer al público  ideas. Si sólo invitas a tus amigos, se llama cena”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s